EDITORIAL

0

LO QUE HAY QUE DECIR

Inútilmente trata uno, de no depender del eco popular de su labor, de no dejarse llevar por el calor del reconocimiento del otro, de sus comentarios y valoraciones. Sin embargo  mucho más difícil e inútil es tratar de negar que todo esto nos pase a quienes ponemos a disposición de otros nuestro trabajo. No puede el comunicador escribir para sí, por  la sola necesidad de escribir y ya. No, definitivamente no funciona de esa manera.

“En la bien servida mesa del periodismo” (aclaro que esta frase no me pertenece), el articulista comprometido con sus lectores vive saciado, aquel que apenas vislumbra al lector estará siempre a media ración y ese que no ve al lector como sujeto presente, tangible y activo se morirá de hambre.

En este tiempo, hemos tenido el agrado de confirmar que en el libre ejercicio de comunicar no hay limitaciones posibles, que se puede escribir sobre cualquier cosa si el modo de tratar esa cosa es correcto y sincero, que se puede construir un mensaje a través de imágenes con la misma fidelidad y contundencia que con palabras y que cualquiera sea el lenguaje utilizado la decodificación del mensaje estará asegurada. Es un compromiso que asumimos y que permite que Vivir Urbano se lea en obra y estudios de arquitectura, para realizar  presupuestos, en ámbitos académicos, por su contenido y diseño, en el rubro inmobiliario para tasaciones de propiedades, en el poder judicial para establecer el monto de una indemnización; leen también profesores y alumnos en las escuelas para conocer la historia de San Luis y el planeta a través de sus edificios, la gente común, para decidir alguna refacción o ampliación de su vivienda o simplemente maravillarse con las corrientes arquitectónicas que nutren al mundo de modernas y extravagantes construcciones.

Como norma esencial, Vivir Urbano está al alcance de todos. Aun siendo una publicación temática, cualquier persona puede acceder a un ejemplar o a nuestro sitio web si realmente lo desea y tan así es, que me permito una reflexión con mesurada euforia: Vivir Urbano se lee en todos lados. Esto  es un hecho incontrastable… y espectacular!!

 

Elio Toschi

Compartir.

Comentar