BIOMBOS – Un milenario organizador de espacios

1

Los biombos o pantallas plegables tienen su origen en China a finales de la dinastía Chou, entre el siglo tres y cuatro antes de Cristo. Los chinos consideraban a las pantallas como objetos de contemplación y una fuente de inspiración espiritual y creativa.

Nuevas formas y funciones surgieron, luego en Japón, donde como un componente cultural de China ganaron mucha popularidad. Los biombos japoneses, de manera diferente a los chinos que se caracterizaron por su monumentalidad y pesadez, eran delicados y livianos. Japón encontró una multiplicidad de usos en la vida cotidiana. Toda casa japonesa disponía a la entrada de una pantalla que los protegía del viento.

Con el tiempo los biombos se convirtieron en piezas muy valoradas y soporte de obras delicadísimas como la pintura sobre papel de arroz u otros trabajos de artes decorativas.

Ya en la edad media se usa no sólo para protegerse contra el frío sino además para crear más intimidad en sus zonas de residencia.

Más tarde, la pantalla se adapta a diferentes estilos para que combine con los muebles de la habitación, dándole un sentido estético y decorativo. Posteriormente los biombos fueron utilizados en teatros y cines, especialmente como ícono de las comedias amorosas.

Un impulso significativo en la evolución de la pantalla plegable fue el concepto arquitectónico de la obra de arte total, que surgió en las primeras décadas del siglo XX, así como una nueva tendencia en el diseño y decoración de interiores, que tuvo su foco en Francia hacia principios del 1900.

Además de concentrar el encuentro de diferentes culturas, hay un factor psicológico responsable de gran parte de la atracción del biombo, que es la ocultación de determinados puntos de vista del espectador, lo que puede ser discernido solamente por sus contornos e inevitablemente, ejerce una fascinación difícil de resistir.

El biombo hoy, sin perder su popularidad, se ha convertido en un mueble exquisito que combina funcionalidad y estética brindando además, infinitas posibilidades en cuanto a forma, color, materiales y terminación.

Compartir.

1 comentario

  1. Magnificent items from you, man. I havge consider your stguff
    previous to and you are simply too magnificent. I actually like what you have
    received right here, certainly like what you’re sayijg
    and the way in which in whijch you assert it. You are making it entertaining and yoou continye to
    care for to stay it sensible. I can not wait to learn far more frdom you.
    That is actually a great website.

Comentar