EN BÚSQUEDA DEL ORO

0

El color dorado está ligado estrechamente al color del oro, evoca el aspecto cromático del oro puro.  Simboliza la abundancia, la riqueza y el poder. Es un color con personalidad propia que otorga elegancia y suntuosidad a los ambientes.

El color de la realeza y las clases privilegiadas. Los egipcios, los orientales, la Iglesia Católica  y sobre todo el barroco francés con su máxima expresión en El Palacio de Versalles, hicieron un intenso uso del dorado.

Este histórico color otorga infinitas posibilidades de combinación y permite crear ambientes cálidos y glamorosos. Virtuoso en si mismo da brillo en cualquier lugar donde se lo ubique. Podemos encontrarlo en todos los estilos y elementos de decoración. Desde revestimientos, pisos, iluminación, griferías, mobiliario hasta en un solitario candelabro.

Si desea tener un ambiente especial, exclusivo también puede utilizar el color dorado en vinilos, almohadones, tapices o alfombras. Usado con justo equilibrio puede transformar sus ambientes por completo.

Compartir.

Comentar